Vivir con el karma ajeno

image

Busqué el significado de la palabra “karma” antes de poder escribir esto. Y tal como lo creía  no es precisamente el significado que se le da. En resumen, el karma es el resultado o consecuencia de tus acciones, lo que el universo recibe algún día se te devolverá. Karma entonces es como una energía invisible, producto de tus acciones, de tu buen o mal vivir. Entiendo entonces que el “karma” que conocemos como un castigo, como una carga difícil de llevar, no es tal, sino más que nada la consecuencia de nuestras acciones.

Vivir al karma ajeno para mi es padecer los males y penurias del otro, es como que el mal de otro “por arrastre” te alcance, es la afectación propia por problemas ajenos. Para que el karma de otro te afecte, tiene que haber, necesariamente, un componente afectivo importante, tal vez un lazo sanguíneo. Insisto en que un problema psicológico irradia mucha energía dispar, genera sentimientos de compresión y compasión, sentimientos de odio y rabia. Tal vez canalizar esta energía otorgaría una luz para alumbrar el oscuro camino del karma, el punto es hacer que la persona tenga que discernir en su trastocada mente cual de estas herramientas le sirve o no.

Como no hacerse cargo del karma ajeno? Como hacer para que no te afecten los problemas que no son tuyos?

 

Anuncios